Estrés laboral: tácticas para un ambiente saludable de trabajo

Son cada vez más las personas expertas en la materia que consideran que el estrés laboral es una epidemia silenciosa. Y no es para menos. Vivimos diariamente con una lista de actividades o tareas por cumplir. No ha terminado el día y ya estamos pensando en lo que debemos entregar o hacer mañana, el fin de semana, en una semana, en un mes…

La palabra “productividad” es cada vez más común, porque parece que si no estamos haciendo algo “productivo” estamos perdiendo el tiempo. Todo esto genera un estrés laboral y personal del que no somos conscientes muchas veces. ¿Sabes reconocer si sientes estrés?, ¿conoces los síntomas de estrés laboral? Sigue leyendo porque en este post hablaremos sobre cómo evitar el estrés laboral y cómo mejorar el ambiente de trabajo.

¿Cómo reconocer que tenemos estrés laboral?

Como mencionamos, el estrés laboral es una epidemia silente hoy en día, porque afecta a millones de trabajadores de todos los sectores. Tener un ambiente saludable de trabajo no solo es una responsabilidad ética y social de las empresas, sino también una necesidad para garantizar la productividad y el bienestar de los empleados.

Para tratarlo, primero debemos ser capaces de reconocerlo. ¿Tienes alguno de estos síntomas de estrés laboral?

  • Fatiga crónica o agotamiento.
  • Problemas de concentración.
  • Ansiedad laboral o sentimientos de agobio.
  • Cambios en el apetito o problemas de sueño.
  • Sentimientos de desapego o alienación del trabajo.

Sufrir sistemáticamente estrés laboral va a causar burnout, es decir, el agotamiento profundo y sostenido, una sensación de vacío y despersonalización con todo lo relacionado al trabajo que se desempeña. 

Causas del estrés laboral

Existen múltiples factores que pueden contribuir al estrés en el lugar de trabajo:

  • Exceso de trabajo. Jornadas extensas o cargas laborales elevadas.
  • Relaciones tóxicas. Conflicto con colegas o superiores.
  • Inseguridad laboral. Preocupación constante por el futuro laboral. Sentimiento de inestabilidad.
  • Desbalance entre vida personal y laboral. Trabajar en exceso puede afectar nuestras relaciones y tiempo libre.
  • Entorno físico inadecuado. Espacios de trabajo mal iluminados, ruidosos, incómodos o inseguros. 

Consecuencias del estrés laboral

Vivir de forma sostenida con ansiedad, presión y tensión diaria, tiene importantes consecuencias físicas y psicológicas. Además, el estrés laboral tiene graves repercusiones a largo plazo:

  • Salud física. Desde problemas cardíacos hasta dolores musculares, el estrés crónico puede deteriorar nuestro cuerpo, haciendo que seamos más susceptibles a enfermedades y reduciendo nuestra vitalidad general.
  • Salud mental. Cuando estamos estresados la mente es como un torbellino sin control, que no se detiene ni siquiera cuando intentamos descansar. El estrés no solo desencadena episodios de ansiedad y depresión, sino que también pueden agravar los sentimientos de desesperanza y apatía, afectando nuestra capacidad para disfrutar de la vida.
  • Desempeño laboral. Es imposible rendir y cumplir con el trabajo y las tareas diarias cuando sufres estrés laboral. El constante agotamiento mental y emocional puede llevar a una disminución en la productividad, aumento en los errores y una menor satisfacción laboral, lo que eventualmente puede afectar la trayectoria profesional. Esta disminución de la productividad forma un círculo vicioso en donde te conviertes en una persona menos productiva, lo que a su vez genera más estrés al no poder cumplir con las expectativas y objetivos.
  • Relaciones interpersonales. El estrés laboral no se queda en la oficina. Estos sentimientos tan potentes pueden generar tensiones en el hogar, reducir la paciencia con las personas que queremos y dificultar la comunicación efectiva, deteriorando el vínculo con nuestro entorno.

Cómo manejar y reducir el estrés

Una vez que identificamos e interiorizamos que, efectivamente, sufrimos de estrés laboral, necesitamos empezar los cambios con un enfoque multidimensional. Es muy difícil separar los problemas del trabajo del hogar, por lo tanto, debemos tener en cuenta ambos entornos para mejorar el bienestar personal: 

  • Establece prioridades. Definir tareas por su importancia y urgencia ayuda a gestionar mejor la carga laboral.
  • Desconéctate. Nada de ver el móvil, atender llamadas o responder correos después de la hora laboral. 
  • Técnicas de relajación. Encuentra la música que te ayude a relajarte. Prácticas como el yoga, la respiración profunda o la meditación pueden ayudar a manejar el estrés.
  • Busca apoyo. No hay que sentir vergüenza ni miedo de pedir ayuda. Ya sea a través de una persona de confianza, un colega de trabajo o un profesional de la salud mental, hablar sobre lo que sentimos puede ser de gran ayuda.
  • Aprende. Anímate a participar en talleres sobre gestión del tiempo, manejo de conflictos o habilidades comunicativas. Esto te puede dar herramientas prácticas para enfrentar el estrés.

Tácticas para tener un ambiente saludable de trabajo

Aunque identifiques las causas del estrés laboral, si no se implementan cambios y mejoras, la raíz del problema va a continuar. Por eso, toma nota de estas tácticas para mejorar el ambiente laboral:

  • Marca los límites. Aprende a decir que “no”. Especialmente cuando pidan llevar trabajo a casa (o trabajo extra que tiene que estar a primera hora). Estos límites protegen nuestro tiempo personal y nos permiten recargar energías.
  • Pausas activas. Date la oportunidad de tomar descansos cortos para estirarte o respirar profundamente. Estas pausas ayudan a desconectar temporalmente, reduciendo la tensión y mejorando la concentración al regresar a la tarea.
  • Organiza el espacio de trabajo. Estar en un ambiente con desorden o suciedad también producirá desorden mental. Un ambiente limpio y ordenado puede reducir el agobio. Un espacio bien organizado no solo mejora la eficiencia sino también el bienestar mental.
  • Promueve el diálogo. Mantén una comunicación abierta con las personas con las que trabajas. Comunica tus preocupaciones para aliviar la tensión. Así se creará un ambiente de apoyo y comprensión mutua.

No es fácil evitar el estrés laboral, porque muchas veces ni siquiera somos conscientes del estrés. Vivimos el día a día tratando de cumplir con todos los objetivos y no nos detenemos a pensar qué está bien o qué está mal con las dinámicas de trabajo. Al reconocer los síntomas, entender las causas y aplicar tácticas efectivas, podemos mejorar nuestro entorno laboral y, en consecuencia, nuestra vida personal. 

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede gustar...

Pickleball: qué es y qué beneficios tiene para las personas mayores

15 de mayo

Si te gusta jugar al tenis o eres de practicar bádminton, te damos una buena noticia: ya tienes un nuevo deporte para poder demostrar tus destrezas con la raqueta. El mundo ha cambiado muy rápido en los últimos años, por eso cada vez surgen nuevas modalidades deportivas y de ocio que se adaptan a las […]

Continuar leyendo

¿Qué es el TIN y el TAE?, ¿por qué es importante para el consumidor?

14 de mayo

Cuando pensamos en términos bancarios, es fácil que la cabeza empiece a doler. Porque el mundo financiero es muy amplio, y a veces parece que estamos hablando en otro idioma que solo las personas expertas pueden entender. Pero comprender estos términos, al menos los más básicos, es necesario para sacar el máximo provecho de nuestros […]

Continuar leyendo

Ecoturismo: qué es y cómo puedes lograr unas vacaciones sostenibles

11 de mayo

El turismo, cuando es de masas, es tan positivo como ver un crucero anclado en el muelle de Venecia. La oportunidad de viajar en un buque gigante con todos los lujos a la ciudad de los canales es una experiencia bien apetecible, pero también ha acabado siendo una actividad tremendamente nociva. Este tipo de turismo […]

Continuar leyendo