Cómo organizar mis finanzas antes de cambiar de trabajo

Hay un momento en la vida en la que te planteas un cambio de aires. Al principio solo es un planteamiento, pero luego, esos aires, que pueden ser desde una ciudad a un trabajo, pueden cambiar por una infinidad de razones. Sobre este último podríamos hablar largo y tendido de los “porqués”, pero vamos a ir un paso más allá para preguntarnos sobre cómo organizar tus finanzas antes de pasar a la acción.

Si buscas un cambio en lo laboral, pero te preocupa el futuro más cercano de tu economía, continúa leyendo y descubre cómo organizar tus finanzas antes de cambiar de trabajo.

Consejos para cambiar de trabajo

Nunca es fácil tomar esta decisión, pero si encima no viene procedida por una oferta más tentadora, sino por una decisión personal, cambiar de trabajo será una decisión bastante meditada. Por eso, independientemente de si es por mejorar el salario, la conciliación o la distancia, nos vamos a centrar en darte consejos para cambiar de trabajo de la mejor manera.

  • Sé consciente del cambio

Si te has escuchado decir alguna vez “quiero cambiar de trabajo”, sabrás que hasta llegar ahí la decisión no habrá sido sencilla. Para ello, hay que buscar, sobre todo, claridad. Tómate todo el tiempo que te puedas permitir, pero toma una decisión clara y honesta. Es un gran paso para no hacerlo con seguridad o, al menos, teniendo en cuenta sus ventajas y desventajas.

Ahora bien, también hay ocasiones en las que no impera un argumento económico o social: un cambio de puesto de trabajo por ansiedad, por enfermedad o por riesgos en el embarazo. Supuestos muy concretos que se tienen que abordar con un cuidado especial

  • Infórmate del nuevo lugar en el que vas a trabajar

Antes siquiera tomar una decisión sobre el cambio de trabajo, infórmate bien de la empresa que quiere contratarte, del proyecto que plantea y las funciones que tú desempeñarás en ella. Es importante comprobar cuánto encaja tu perfil en lo que buscan. Si estás alineado con los valores de su filosofía, causarás buena impresión desde el primer día.

  • Sé profesional hasta en las despedidas

Aunque estés algo descontento con tu situación en la empresa que dejas, irse bien de los sitios siempre es un consejo a tener en cuenta. Nunca sabes quién conoce a quién ni si tu opinión está más sesgada de lo que pensabas. Lo ideal es ser profesional y enfocarse en el nuevo proyecto que viene con energías renovadas.

Si la decisión de abandonar la empresa es tuya, comunícaselo de la manera correcta a tus superiores y compañeros. Si, además, quieres quedar bien, deja un mensaje de despedida en el correo electrónico o en el canal de comunicación interna de la empresa.

  • Permítete un tiempo de adaptación

Puede ser desde el sofá de tu casa, si aún dispones de tiempo para comenzar tu nuevo proyecto profesional, o desde la silla de la oficina, si apenas tienes margen de transición. Lo que está claro es que adaptarse de la manera más rápida a un nuevo puesto de trabajo es fundamental, pero hay que ser consciente de que hay que empezar con objetivos sensatos.

Es mejor fijarse en la manera en que se trabaja en tu nuevo empleo antes que ponerse con una tarea importante sin saber si allí proceden de una forma distinta a la que conoces.

Cambiar de trabajo a partir de los 30

No es lo mismo buscar trabajo con 30, con 40 o con 50 años. La distancia es tan grande como las trabas que te puedes encontrar y, lo peor, esto último es progresivo según se envejece. Conservar el trabajo a cierta edad llega a ser un temor por si verse de nuevo en el mercado resulta complicado. Y es un temor lógico. Ahora, ¿cómo afecta cambiar de trabajo a los 30?

De primeras, es una edad temprana para poder cambiar de trabajo, no solo una vez, sino varias. Se dice que llegamos a cambiar hasta siete veces de trabajo a lo largo de nuestra vida. Lo que también es cierto es que es una edad para replantearse, sobre todo, otro tipo de proyectos. Si tienes cierta experiencia laboral y unos ahorros, quizá sea la edad idónea para emprender.

Bien por elevar el nivel de ingresos ante la idea de independizarse o hacer crecer la familia, o bien por decidirse por un cambio de rumbo hacia una nueva vocación, los 30 es una edad para replantearse todo. Por eso, como dicen que los 30 son los nuevos 20, si quieres pelear por unas mejores condiciones o formarte en una nueva disciplina, tarde, lo que se dice tarde, no es. 

De cualquier manera, tengas 30 o 50, saber cómo organizar tus finanzas te ayudará a mantener cierta estabilidad antes de cambiar de trabajo.

Cómo organizar tus finanzas

Ya sea porque el salario es más bajo, porque hay que hacer una inversión en nuevos materiales para trabajar o porque has dejado tu puesto sin cambiarte directamente a otro, planificarte con anticipación es fundamental. Para asegurar una transición financiera suave durante este período de cambio, hay ciertos puntos a tener en cuenta:

  • Evalúa la magnitud del cambio

Lo primero que tienes que hacer es preguntarte qué tipo de cambio buscas. Si es un enfoque parcial, como un cambio de empresa, o total, como un cambio a un oficio que está por aprender. Si el cambio va a ser inmediato o si te vas a tomar un tiempo antes de abordar el nuevo empleo. Básicamente, saber cómo gestionar tu dinero y tu tiempo

Nuestro consejo es que, si es un cambio parcial y, por lo tanto, seguramente inmediato, trates de mantener unos hábitos de ahorro. Si la adaptación en el nuevo empleo no es la esperada o tus condiciones han cambiado, lo mejor es no hacer grandes desembolsos en los primeros meses. Hay que prevenir hasta saber cuándo se puede mantener el ritmo de vida anterior.

Por otro lado, si es un cambio total que seguramente te plantees tomar con tiempo, el consejo va directo al aprendizaje. Fórmate para adquirir esas nuevas competencias que no estás acostumbrado a controlar y, después, postula por ese empleo que buscas. Si tienes que optar por reducir gastos por el tiempo que estás sin trabajar, tómatelo como una inversión.

Dicho esto, cada uno tiene que saber desde qué punto sale en esta carrera que es el mercado laboral. Así que nadie mejor que tú sabe dónde están tus límites.

  • Prepara un presupuesto

Al hilo de mantener tu economía a flote mientras encuentras trabajo o te formas, preparar un presupuesto es fundamental para llevar tus finanzas al día. Tus ahorros se van a ver alterados de alguna manera por este cambio, aunque solo sea en el terreno de la incertidumbre. Por ello, tendrás que ajustar tus finanzas y preparar un presupuesto con tiempo y cabeza. Descarga una app de gastos o crea una hoja de Excel para llevar al día tu cuenta de ahorro y ver cómo se comporta tu economía. Con esta herramienta, actúa en consecuencia.

  • Actualiza tu currículum

Tu currículum es el documento que responde por ti ante las empresas en las que aún no trabajas. Si quieres llegar a hacerlo, nosotros te animamos a tenerlo actualizado. Lo ocurre con el portfolio para aquellos oficios más artísticos que lo requieran o, incluso, una plantilla de carta de presentación que puedes adecuar a las ofertas que quieras aplicar. La parte más difícil del trabajo ya la has completado, que es hacerlo. Ahora solo te toca dejarlo por escrito, ponerlo bonito y pegar tu mejor foto.

Ahora que ya sabes cómo organizar tus finanzas antes de cambiar de trabajo, podrás tomar una decisión sosegada y sin correr riesgos inesperados. Tengas 30, 40 o 50 años, decide qué es lo que quieres, estructura un presupuesto honesto y añade nuevos saberes a tu vida laboral para cambiar de trabajo con garantías.

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede gustar...

Pickleball: qué es y qué beneficios tiene para las personas mayores

15 de mayo

Si te gusta jugar al tenis o eres de practicar bádminton, te damos una buena noticia: ya tienes un nuevo deporte para poder demostrar tus destrezas con la raqueta. El mundo ha cambiado muy rápido en los últimos años, por eso cada vez surgen nuevas modalidades deportivas y de ocio que se adaptan a las […]

Continuar leyendo

¿Qué es el TIN y el TAE?, ¿por qué es importante para el consumidor?

14 de mayo

Cuando pensamos en términos bancarios, es fácil que la cabeza empiece a doler. Porque el mundo financiero es muy amplio, y a veces parece que estamos hablando en otro idioma que solo las personas expertas pueden entender. Pero comprender estos términos, al menos los más básicos, es necesario para sacar el máximo provecho de nuestros […]

Continuar leyendo

Ecoturismo: qué es y cómo puedes lograr unas vacaciones sostenibles

11 de mayo

El turismo, cuando es de masas, es tan positivo como ver un crucero anclado en el muelle de Venecia. La oportunidad de viajar en un buque gigante con todos los lujos a la ciudad de los canales es una experiencia bien apetecible, pero también ha acabado siendo una actividad tremendamente nociva. Este tipo de turismo […]

Continuar leyendo